Discover thousands of eBooks

Discover the best books in Best Sellers

[Ebook] ↠ Objetos no declarados Author Héctor Torres – Reptileclassifieds.us

Objetos no declarados Caracas Fuerza Los L Mites Se Ama Y Se Odia Sin Tr Mites, Y En Ese Trance Sus Habitantes Aman Y Odian Su Propio Reflejo, Aun Sin Saberlo La Ciudad Es Lo Que Es Su Ciudadan A Y Cada Una Porta A Su Tiempo La Impronta De La Otra Frente A La Di Spora Venezolana Que Huye De Este Pa S Denigrando De L Como Un Accidente Ajeno, Y Que Tiene En Caracas La Vitrina De Todos Sus Ngeles Y Demonios, H Ctor Torres Vuelve A Hurgar En El Tejido Menos Tangible De La Ciudad Intentando Descifrar Esa Suerte De C Digo Sociogen Tico Que El Venezolano Promedio Exhibe Como Identidad O Marca Ciudadana.Entre Cr Nicas Y Reflexiones, Objetos No Declarados Compendia Disecciones Del Tramado Esc Nico De La Capital Que Son El Complemento Liminar De La Urbe Registrada En Caracas Muerde Cart Grafo De Conductas, Taxonomista Del Bestiario Urbano, Torres Observa Con Ojos De Explorador Lo Que No Todos Saben Ver Y Comparte Su Ntima Radiograf A De La Ciudad Con Esa Sabidur A Sencilla Que Alterna El Rigor Y La Indulgencia De Su Arduo Trajinar Por Caracas, Sucursal Del Cielo O Del Infierno, El Cronista No Vacila En Su Convicci N La Ciudad, Como El Pa S, Es Lo Que Sus Habitantes Hicieron De Ella Y As La Llevan Consigo En Su Equipaje, Sin Notarlo, Donde Quiera Que Acontezca Su Jornada, Cual Objeto No Declarado En Las Aduanas Del Destierro.

    10 thoughts on “[Ebook] ↠ Objetos no declarados Author Héctor Torres – Reptileclassifieds.us


  1. says:

    Caracas Muerde, el libro anterior de H ctor Torres, es un libro donde predomina la violencia, un libro que asusta a los que vivimos cotidianamente la ciudad, mientras que Objetos no declarados es un libro triste, desesperanzado y eso es peor, mucho peor Lo dice claramente en su introducci n, se trata de una precuela de Caracas Muerde, en palabras de Torres No es lo que nos hace la ciudad, sino c mo terminamos haci ndola a ella Retratos de los venezolanos como personas atrapadas en la inopia, paralizadas por un entorno que nos obliga a encerrarnos en casa, a temer a la calle, a temer al otro, a todos los dem s, dejan un sabor muy amargo Retratos muy duros, pero muy ciertos, de los caraque os y venezolanos como seres ego stas, oportunistas, esa viveza que esgrimimos como una gran victoria, desde no respetar el sentido de circulaci n en una calle por ahorrarnos dos minutos de tr fico hasta negociar un contrato millonario con un gobierno corrupto que nos est arruinando o ya nos arruin , el famoso infamous en ingl s ser a m s apropiado Dios no me des, ponme donde haiga.Me cuesta admitir que comparto algunos de los rasgos negativos del venezolano, yo que me pensaba libre de esos pecados por ser hija de extranjeros cierta viveza que significa pasar por encima de otros, que en el fondo es ego smo puro yo soy mas importante que todos los dem s , esa falsa simpat a para lograr favores o prebendas Me pregunto cuantos venezolanos que leen el libro no se sienten aludidos por la duras caracterizaciones , cu ntos piensan que as son los dem s, pero ellos no o se sonr en con picard a pensando que eso es precisamente lo que los hace superiores La descripci n de la nueva fauna en nuestras ciudades en el relato Some kind of nature los tuki, los snob, los sifrilandros, los repartebofetadas, los centrocomercialeros, los Tyrannosaurus, los predatores, los b rbaros pareciera se alar un solo gran rasgo en com n en tanta diversidad la superficialidad y vivir de la apariencia, de la pinta Dice de los centrocomercialeros la singularidad es lo ltimo que aspira en la vida O, mejor dicho la nica singularidad a la que aspiran en la vida es a ser uno m s del mont n p 89Los dos ltimos cap tulos relatos, Boarding Pass y Venezuelan kitsch , no dejan de dar vueltas en mi cabeza, la terrible lista de preguntas de Boarding Pass para definir si compartes los rasgos que arruinan a Venezuela y su conclusi n final son lapidarias quieres irte de aqu porque est s cansado de que en este pa s de mierda nada funcione Ser a conveniente que revises bien ese equipaje que te llevar s en tu huida del mal, porque, como en las historias de la mitolog a griega, vayas a donde vayas llevar s a cuestas el germen de eso de lo que tanto reniegas Que lo llevar s all donde te radiques Que lo sembrar s en otras tierras y lo veras germinar.Que depender de ti desarrollar la alquimia que convierta tus lastres en virtudes Incluso frases como la ciudad la hace cada uno de sus habitantes Y la hace a diario suena a reclamo, a derrota.Es un libro de lectura obligada para todos los venezolanos, de profunda reflexi n obligada, hay que tragarse el sapo y enfrentar en lo que nos hemos convertido y pensar como entender que, m s que desgastarnos rehaci ndonos, es importante mantener esa imperecedera elegancia que le viene de su mestizaje, de su afinidad con amables paisajes urbanos esparcidos en diversos rincones del mundo donde la gente aprendi a vivir con la ciudad, no a costa de ella p 143En superar el sentimiento de inferioridad producto de haber sido Bombardeados durante d cadas con esa idea de haber nacido en una , el caraque o crece, vive y muere frustrado ante su humilde condici n, y es esa, quiz , la raz n por la que le averg enza su naturaleza campechana, amable y generosa, de risa llana y franca, de alegr a sencilla, casi aldeana, que vive para sepultar, escondi ndola tras lo que no es, al punto de no saber ya quien s es p 77 H ctor Torres sabe escribir y lo hace muy bien, para cerrar algunas citas Sobre la madre ausente Fue una estatua sin brazos para proteger ni ojos para vigilar p 76 C mo detectar la cercan a de la muerte bajo la discreta forma de una bala, en manos de un loco p 81 Las rejas como met fora Infinita tristeza p 84 Pero cuando la vida escribe destinos no diferencia entre may sculas y min sculas Y, como la muerte cuando pauta sus citas, se asegura que no nos perdamos p 140 Ciudades que son pesadillas para cuando uno despierta p 141


  2. says:

    No es una secuela, sino un compa ero espiritual de su anterior Caracas Muerde m s ensayos y cuentos de ficci n aunque no sobre la realidad de lo que es ser venezolano Refleja al mismo tiempo lo profundamente jodidos que estamos y la gran esperanza que tenemos de ser mucho mejores Obligatorio It s not a sequel, but a spiritual companion to his succesful predecessor Caracas Muerde essays and fictional short stories though not really fictional about the reality that is being Venezuelan It shows at the same time how profoundly screwed we are and the great hope we have to be much better A must read.


  3. says:

    Seguramente habr venezolanos que no disfrutar n la lectura de este libro, pero hay que leerlo.


  4. says:

    Aquello que nos hace ser quienes somos en la ciudad o en las ciudades es consecuencia de esos objetos no declarados , de esas conductas, en t rminos antropol gicos de esa nuestra cultura Torres da un paseo con una prosa bien labrada por aquello que somos, pero que pasa desapercibido por ser parte integrante de nosotros, y que muchas veces criticamos o reprochamos en el otro M s que una secuela de Caracas muerde, podr a ser el espejo de los seres que padecemos a Caracas, a Venezuela Mostrando as , aquello que sucede en la cabeza de los transe ntes, de los ciudadanos que construimos la ciudad, y de los que se alejan pero se llevan consigo a os de adiestramiento caribe o Uno de mis favoritos fue Boarding Pass.PD No dejen de leerlo.


  5. says:

    H ctor Torres y yo nos volvimos a encontrar con Objetos no declarados, publicado bajo el mismo sello, ediciones PuntoCero a quienes les doy infinitas gracias por haberme dado el libro para rese arlo que posee una serie de micro relatos que muestran c mo es el venezolano y c mo le damos forma a nuestro caos que nos rodea.Rese a completa en


  6. says:

    Uno de los libros m s geniales que he le do Disfrut cada una de las cr nicas y me encant la manera tan propiamente venezolana en la que est escrito.


  7. says:

    Desde las primeras p ginas H ctor Torres te va preparando sobre lo que leer s Es la precuela de Caracas Muerde, el lado oscuro de la luna y el inventario en el que no nos gusta reconocernos porque esta lleno de esas formas de actuar y relacionarnos que nos caracterizan, para bien o para mal, y que han servido para convertir a Caracas en lo que es Creo que desde esa premisa el libro te deber a afectar pero aun as no le haces mucho caso, o por lo menos eso me sucedi a mi A medida que vas leyendo te sorprendes a ti mismo al re rte de las situaciones plasmadas y es ah cuando, quieras o no, aceptas que tienes en cierto grado alguna de esas maneras venezolanas de contarle tu vida a cualquier extra o, de devolver un envase de alimento con alg n postre o de pedir el autob s fuera de la parada.Las cr nicas que m s me gustaron fueron Calor familiar, le llaman, con el que te identificaras si o si Cenestesia Ying y Yang Ensayos con error Babushkas criollas y Boarding Pass y Epilogo contrabando los cuales resumen en gran medida la migraci n, o el deseo de emigrar, de los venezolanos y a la que H ctor te retar de la siguiente manera Quieres irte de aqu porque est s cansado de que en este pa s de mierda nada funcione Ser a conveniente que revises bien ese equipaje que te llevar s en tu huida del mal, porque, como en las historias de la mitolog a griega, vayas a donde vayas llevar s a cuestas el germen de eso de lo que tanto reniegas Que lo llevar s all donde te radiques Que lo sembrar s en otras tierras y lo veras germinar Aun cuando abandones Venezuela Venezuela nunca te abandonar a ti y estar presente, quieras o no, en cada una de tus formas de actuar, caminar o resolver alguna situaci n Aqu les dejo tan solo alguna de las ciento de frases que subray Ni se puede amar a una mujer que no se conoce, ni conocer a una ciudad que no se camina Una de las perversas consecuencias de la extrema inseguridad en la que vivimos es que ha alejado al venezolano del contacto con su ciudad a falta de poder so ar con su casa propia, el venezolano sue a con tener su carro propio, para igual sufrir las colas, pero en su infierno privado, asilado del publico Una urbanizaci n no articulada con la ciudad no forma parte de ella Andar, caminar, recorrer, transitar, ir, pasear, vagar aqu se reduce a esquivar El primer d a de clases tiene esa facultad de hacerles creer que la vida, como lo hace el primero de enero, pero sin rat n, se puede empezar desde cero una vez m s La ciudad la hace cada uno de sus habitantes Y la hace a diario En las calles de Caracas siempre pasa algo Incluso cuando parece que no


  8. says:

    H ctor Torres quien ya nos hab a sorprendido gratamente el a o pasado con Caracas muerde , acaba de publicar Objetos no declarados, otro libro de cr nicas sobre nuestra atormentada ciudad Si bien esta ltima obra no es una continuaci n de la primera, creo que no ser a exagerado afirmar que ambos vol menes conforman una suerte de Suma caraque a que explora a fondo la apocal ptica realidad de nuestra ciudad en este siglo XXI, que parece hundirse sin remedio en la anarqu a, el crimen, la pobreza y un sinn mero de calamidades que nos quitan el aliento y la esperanza a sus habitantes No obstante, la mirada de Torres no se deja arrastrar por la pendiente f cil de un nihilismo com n a cierta literatura urbana que gusta regodearse en una po tica de las oscuridades del alba al y la ambig edad moral de los arrabales Tampoco cae en los clich s propios de la literatura de car cter social o de denuncia , con su carga maniquea y de idealizaci n de la pobreza Se trata m s bien de una mirada madura, equilibrada, que muestra con toda honestidad el peso de las tragedias humanas que acontecen a diario en Caracas y las carencias morales de sus habitantes, que las explican Pero tambi n despliega ante nuestros ojos la esperanza de los caraque os que se empe an en vivir para que haya futuro y que humanizan casi que heroicamente la muy deteriorada convivencia ciudadana Y esto lo hace Torres con un acercamiento que a n siendo cr tico no es amargo, sino m s bien lleno de un fino humor y de una iluminadora iron a que delata un amor muy profundo por la ciudad que habita Esto hace que la experiencia del lector al menos la m a no sea la de reafirmar la tristeza que ya se vive en la calle, sino m s bien la de una suerte de catarsis terap utica que invita a una posible reconciliaci n con esta ciudad que nos atormenta Objetos no declarados es un libro imprescindible para comprender la Caracas de nuestros d as.


  9. says:

    Me gusta mucho los temas que Torres toca en sus cr nicas pero siento que el lenguaje, en vez de acercar y detallar estas vivencias o estudiarlas y analizarlas crea una barrera un tanto desagradable con las personas que protagonizan estas experiencias Es as que estos venezolanos de a pie se sienten muchas veces como caricaturas o esbozos generales de un escritor que siente m s fascinaci n que propiamente respeto o empat a a ellos, limitando sus seres a meros ejemplos de alguno u otro aspecto de la venezolanidad que le parece interesante.


  10. says:

    Continuando con la t nica de Caracas Muerde, aunque ya gastando un poco la idea Sigue siendo entretenido y de f cil lectura.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *